Entrevista a Pep Bruno

Fotografía de Roberto Molero
Fotografía de Roberto Molero

Pep Bruno está considerado como uno de los mejores cuentistas y escritores de literatura infantil del momento. Dedica gran parte de su vida a viajar en busca de nuevos oyentes y lectores y en cada experiencia, Pep y los afortunados que asisten a sus actos, se enriquecen mutuamente como partes de un todo. Maestro de la animación a la lectura, tiene un don para llegar directamente al corazón y a la sensibilidad de sus lectores y escuchantes.

 

 

 

—Bienvenido Pep, es un placer recibirte en nuestra revista literaria.

Muchas gracias, es un placer

 

—En 2015 publicaste tu último libro “Cuentos mínimos” la idea comienza en los cuentos tuits, ¿puedes contarnos cómo se inicia este proyecto y cómo finalmente acaba convertido en libro?

Creo que las redes sociales son también lugares propicios para la experimentación y el juego. Así fue como surgió esta propuesta: como un juego y, al mismo tiempo, como un reto; yo acababa de abrir mi cuenta en Twitter (@pep_bruno) y pensé que sería divertido escribir durante unos días un cuento tuit al día. Y poco a poco, como quien no quiere la cosa, en abril celebraré los cuatro años de cuentoPB diario ininterrumpido.
Pasado un tiempo fue sencillo hacer una selección para enviar a una editoria con la propuesta de publicarlo en formato libro.

 

—¿Estás trabajando ya en tu próximo libro?

Tengo un par de proyectos entre manos pero andan algo parados actualmente, he comenzado a impartir cursos online y llevo dos meses escribiendo otro tipo de textos, más teóricos, más centrados en la educación. Aunque quién sabe si de aquí saldrá algún otro libro.
Pero igualmente tengo varios libros entre manos hace meses (si no años: soy muy lento escribiendo porque siempre ando enredado en muchas cosas a la vez). Quién sabe si más pronto que tarde termino alguno.

 

—Un cuentista ¿es más una forma de ser, o una profesión?

Contar cuentos es una profesión artística y, como en toda profesión, cada uno de sus miembros tiene su particular forma de ser; eso es bueno especialmente cuando se trata de arte, porque imprime un carácter personal al trabajo artístico y esa diversidad enriquece al colectivo.

 

—¿Qué debe tener un narrador oral para captar la atención del público?

Una buena historia para contar y ser honesto a la hora de contarla.
Y bueno, otros muchos elementos que ayudan (un buen espacio con buena acústica, un público con ganas de escuchar, etc.).

 

—¿Cuál dirías que es tu mejor cuento oral? ¿Y escrito?

Sería difícil decidirme por uno u otro (en ambos ámbitos). Hay cuentos que he contado cientos de veces y que sigo disfrutando mucho, pero va por temporadas, por rachas, no sabría explicarte: hay cuentos que quedan dormidos y años después regresan con fuerzas renovadas a tu garganta y vives con ellos como un nuevo enamoramiento.
En el ámbito de la escritura todos los cuentos me han aportado algo, algunos han recibido premios o reseñas muy emocionantes, otros han tenido una historia más discreta, pero no podría decidirme por uno u otro: todos forman parte de mi propia historia. Y todos me emocionan.

 

—¿Cuánto hay de ti en tus personajes literarios?

Siempre hay algo de uno mismo en lo que se escribe y en lo que se cuenta, pero aunque el punto de partida sea algo real, la historia avanza por terrenos de ficción y el personaje acaba por ser otro, que tiene algo de ti, sí, pero que es distinto a ti.

 

—Además de escritor y cuentista, también eres editor. ¿Qué géneros o estilos trabajas en la editorial?

La editorial Palabras del Candil (palabrasdelcandil.com) está dedicada a la narración oral, en ella publicamos libros de teoría de narración, colecciones de cuentos tradicionales, libros de cuentos de creación de narradores para sus espectáculos, etc. Básicamente cuento y teoría del contar, esos son los dos ámbitos en los que nos movemos en esta pequeña editorial.

 

—Impartes cursos de narración, cuéntanos un poco lo que estás haciendo ahora.

Primero he de aclarar que no suelo impartir cursos para aprender a contar cuentos, no creo mucho en ese tipo de cursos, creo más bien en una formación de acompañamiento, de mentorado: yo tengo una única alumna desde hace más de cinco años.
Dicho esto te cuento que una parte importante de mi trabajo es la reflexión: ya sea en la búsqueda y la preparación de un cuento, ya sea una vez contado. Todas estas cuestiones me interesan mucho y van generando una cierta materia teórica que es la que comparto en mis cursos que están dirigidos a narradores, son cursos para gente que ya está contando (y que en su mayoría viven profesionalmente de contar). De hecho desde hace cuatro años estoy elaborando un curso (y digo estoy elaborando porque en cada edición voy reajustando esquemas, ampliando contenidos, etc.) centrado en el Repertorio para Narración Oral.

 

—¿Qué consejo le darías a los escritores que están empezando y quieren publicar sus primeros libros?

Les recomendaría, para empezar, que leyeran mucho. Mucho. Y después que escribieran. Estos son los dos ejes básicos: leer mucho y escribir mucho (para poder corregir, tachar, equivocarse…).
Siempre viene bien para empezar a publicar presentarse a concursos de editoriales, es una buena manera de darse a conocer.
Yo suelo enviar también mis libros a algunos editores, muy pocos, y a pesar de tener más de veinte libros publicados sigo recibiendo muchas negativas. No hay que desesperar.

 

—¿Por qué crees que los niños cada vez leen menos? ¿Crees que se debe únicamente a las tecnologías?

Creo que el abuso que la infancia está haciendo de la tecnología es un elemento determinante sobre esta cuestión, pero no solo: tenemos niños exhaustos, agotados, estresados, con un montón de tareas y muy poco tiempo (y muy pocos espacios) para aburrirse, para jugar con otros niños; también tenemos madres y padres demasiado ocupados para atender a su prole.
La mezcla es explosiva. Ojalá haya algún cambio antes de que esto sea demasiado tarde.

 

—¿Has cumplido con todas tus expectativas literarias? ¿Tienes marcado algún objetivo a corto o largo plazo?

Siempre anda uno pensando en que tal vez podría escribir algo que le sobreviva, que siga siendo lectura placentera para generaciones venideras. Pero esas expectativas, si se cumplen, no las veré. Así que me conformo con escribir lo mejor que puedo cuando creo que tengo algo interesante que contar.

 

—¿Nos cuentas alguna anécdota?

Un día estaba contando cuentos en un colegio a muchachos de quinto y sexto y, de pronto, entre un cuento y otro, un chaval me preguntó si podía darme un abrazo. Claro, le dije que sí. Se levantó, se acercó hasta mí, me dio un abrazo, se sentó… Y después de un instante gozoso de silencio, continué contando.

 

—Antes de terminar la entrevista me gustaría invitar a los lectores a que visiten este enlace y colaboren con una doble causa: Adoptar un libro y ayudar a la Asociación contra el Cáncer. pepbruno.com
Y dicho esto, ahora sí tenemos que despedirnos. Ha sido un lujo hacer esta entrevista. Esperamos tenerte pronto realizando alguna actividad con la asociación de escritores el Común de la Mancha. Muchas gracias y buena suerte con tus proyectos.

Muchas gracias, ha sido un placer.

 

 

Entrevista realizada por Clara Ortega para revistaliterariacm.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s