El español de Miguel y Federico

turning-pages-1153198

Esta semana se está celebrando en Puerto Rico el VII Congreso Internacional de la Lengua Española, la segunda más hablada en el mundo. Estos encuentros sirven, entre otras cosas, para promocionar nuestra lengua, solucionar problemas y reflexionar sobre la situación actual.

Siempre he tenido la sensación de que el español es el idioma de los pobres y el inglés el de los ricos. Es algo que percibo desde niña. ¿Por qué en otros países no estudian español en las escuelas? Supongo que las razones son meramente prácticas y económicas, como casi todo lo que mueve el mundo, pero cuando estudiamos lengua podemos apreciar que el español es uno de los idiomas más completos y refinados del mundo con una armonía entre sus distintos niveles: morfosintaxis, semántica, fonética y prágmática digna de elogio y estudio. Sin embargo, siempre se encuentra relegado a un segundo plano. Me da mucha rabia viajar a ciudades turísticas en España y encontrarme colonias inglesas donde tengo que hablar inglés para comunicarme. ¿En mi país? Es de locos.

Se ha puesto de moda el estudio de otras lenguas. Tiene mucho que ver con nuestro matrimonio con Europa, intentamos ser más competentes. Pero no puedo remediar sentir un desconsuelo con la esencia, con la Tierra que nos vio nacer. Siempre hemos sido mezcla de culturas, de lenguas, de razas y es cierto que en la diversidad hay más riqueza, pero cuidado, porque corremos el riesgo de perder  identidad.

Cada vez utilizamos más extranjerismos, especialmente anglicismos y menos localismos o regionalismos que muestran la riqueza de nuestra Tierra y raíces. Abandonamos a su suerte la tradición en defensa de lo “moderno” como si dejáramos a un abuelo sentado en un banco mientras nos divertimos con alguien más joven. ¿Es que acaso el abuelo no es la genética y el origen de nuestras vidas?, ¿no es la sabiduría, la razón de lo que somos y la semilla de los frutos que comemos?

¡Qué ironía! Nos hemos subido al tren tecnológico dejando la maleta de lo tradicional en la estación y nos  llevamos a Cervantes de acompañante.

Me quedo con una frase de Federico García Lorca “La traducción destroza el espíritu del lenguaje” Quizá la poesía sea una de las creaciones literarias más difíciles de traducir y en ella resida, como en ninguna otra cosa, la esencia de nuestra lengua.

 

Clara Ortega©

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s