Tres minutos

6e7c2a99-b7df-4985-aea8-de452134b687
Ilustración de Mauro Donadío

Solo tuve que mirarte por 3 minutos y ya quise besarte, es raro el poder que tienes sobre mí y como es raro no sé como vencerlo, todos los días te pienso y siempre que te pienso te extraño; vivo rodeada de tu recuerdo y deseando lo que tal vez no debería desear, miro tu vida desde lejos y añoro lo que debió ser mío y no lo fue.

Solo 3 minutos y me hiciste sentirlo todo, como quien enciende la luz de una habitación y convierte las tinieblas en luz clara, pero lo que esta luz clara muestra es que lo que pensé que era mi verdad no es más que mi mentira avergonzada; y quise llorar pero reí porque estaba a tu lado, y sigo queriendo llorar aún lejos de ti pero no lo logro, la poca dignidad que me quedó es fuerte y hace que me sienta hipócrita conmigo misma.

Fueron solo 3 minutos y eso basto para saber lo que pasaría, fueron 3 minutos de gloria deshonrosa, de felicidad triste, de mentiras verdaderas, de sinceridad hipócrita; de tú y yo juntos siendo opuestos, opuestos pero siendo una sola persona, unidos por el tiempo y la historia trágica pero clásica de un amor que todo lo vivió, de una pasión inextinguible, de dos almas que lo tuvieron todo y ahora solo tenían 3 minutos para decirlo todo y aunque era imposible no fue imposible sentir… aunque ahora solo sienta lamentos.

Daisy Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s