Muerte en oferta

La marabunta de gente llena el centro comercial, es hora punta de un soleado día, las tiendas, los restaurantes, están abarrotados.

La mujer que está sentada en el banco, la de la blusa blanca con traje de oficina gris y medias negras, lleva allí sentada casi media hora, mira su reloj. Tiene el pelo rubio, y moreno, y de cualquier color no natural, puede tener desde veintitantos a casi cuarenta años, y se llama Vilma, Vilma Roca, pero bien puede llamarse Marta, Rosario, Sara o Azucena, es lo que tiene ser actriz, puede ser quien quiera, puede enmascarar su identidad. Pero para su desgracia, Vilma no es quien quiere ser, no puede ser esa actriz famosísima con que sueña ser, sabe que jamás ganará un Goya, y mucho menos un óscar, es una actriz de segunda y está triste por eso.

Se levanta y camina por el gran pasillo, al lado, las tiendas, los negocios, firmas de ropa, librerías, suvenires… Vilma se dirige al servicio y se detiene ante las puertas, en un banco moderno, allí saca tu teléfono y mira la pantalla. “Va para allá”, pone.

Se sienta, sobre su falda, quita la tapa de la batería del teléfono y saca la tarjeta, la dobla hasta romperla, después coge todo con una mano y se levanta, al pasar por al lado de una papelera lo deja caer todo en ella.

Se dirige deprisa ¿A dónde?, casi cruza todo el centro comercial y entra precipitadamente en una tienda de ropa, mira las blusas, coge una de color azul y entra en un probador, por mucha prisa que tuviera, que la tiene, el estilo es el estilo, al ver que le queda perfecta sale y se dirige al mostrador, la dependienta sonríe al verla, de camino al trabajo se ha cruzado con ella, pero no con ella real, sino con su foto en la cartelera del cine de aquel centro comercial. Está maravillada, “es usted”, exclama, “La actriz de Muerte en oferta, ¿puedo hacerme una foto con usted? ¿Y un autógrafo? Claro, faltaría más. La foto va para el face, mis amigos no se lo van a creer…”

Sale con la blusa en una bolsa de papel de la tienda, se detiene, allí está el hombre.

Ese hombre se dirige a ella casi corriendo, sonriente, lleva un abrigo marrón de bolsillos anchos, las manos en ellos, pero un bulto se distingue en el bolsillo derecho, ella hace como que no le conoce. “Vilma, mi amor, por fin te encuentro, ahora estaremos juntos siempre” Saca algo de su bolsillo, ella grita y llama la atención de todos los que tiene alrededor, que estaban ensimismados en sus compras. “¡Socorro, que me mata, quiere matarme!”. El hombre parece no entender nada, el secreto de su bolsillo es un revolver pequeño, marca Ruger, algo barato si se compra donde se tiene que comprar.

Curiosamente no son los de seguridad los que le detienen, sino un hombre, el cual había acudido a comprar camisetas en la tienda adidas para ir al gimnasio y prepararse para un Iron Man, le inmoviliza sin dificultad, el atacante es delgado y débil.

Los seguratas no tardan en llegar, uno esposa al atacante y el otro intenta tranquilizar a la actriz, la cual está aterrorizada, la abraza, se dice a si mismo que lo siente por ella, pero que ha tenido la suerte de abrazar, de sentir contra él, a una de las actrices más guapas del cine español, aunque también es casi una desconocida, no es, ni de lejos, la Penélope Cruz,, cuando lo cuente en el bar va a tener que enseñar una foto suya para que sepan quién es.

Las salas de cine se llenan, todos quieren ver a Vilma Roca en Muerte en oferta, los periódicos, los canales de televisión y las cadenas de radio se hacen eco de la noticia, “Un loco intenta asesinar a Vilma Roca, la actriz española. El individuo estaba obsesionado con la actriz, quería imitar al asesino de su última película, muerte en oferta, donde, precisamente, la protagonista es perseguida por un psicópata por un centro comercial abandonado… ¡En breve la propia Vilma nos contará su dramática experiencia! Pero será… ¡Después de la publicidad!…”

Cada entrevista y fotoreportaje es un pequeño empujón a la carrera de la atormentada actriz,  el contrato para “Muerte en Oferta 2, persecución en Benidorm” ya está firmado, y ese director americano, americano de América, no de la parte pobre, sino de la que domina el mundo, ese que tiene un nombre parecido a playa, o bahía, o baya…, el que hace películas de robots o extraterrestres, está muy interesado en ella.

El juicio al atacante es mediático, el hombre parece desorientado, confuso, “Miré usted, señor juez, que yo me topé con un hombre en el aparcamiento y me dijo que todo era una campaña publicitaria, y que conocería a Vilma Roca, me dio una pistola falsa y quinientos euros, me dijo que me daría otros quinientos después y me dijo lo que tenía que decir. ¿Qué si me resultó sospechoso? Claro que si, señoría, pero eran mil euros, y la cosa está tan mal… Pero la pistola era falsa, ya le he dicho que yo solo soy un mecánico de Leganés…”

El juez no se cree nada, “¿Le encontró en el aparcamiento? Fíjese que causalidad, en un punto ciego de las cámaras, si, pistola falsa, de eso nada, mire usted el arma, mire las balas”.

El hombre es condenado unánimemente por el juzgado popular, a cinco años de cárcel por intento de homicidio.

Vilma Roca jamás hubiera pensado que aquello funcionase, pero estaba desesperada, por eso contrató a ese hombre, el que preparó el ataque y engañó al pobre sujeto que ahora se pudre en una celda, era un trabajo sencillo para él, un tipo que ha trabajado para organizaciones y gobiernos, que ha preparado accidentes y atentados, un hombre extraño, con el que solo se vio una vez.

Durante algún tiempo, no hay televisión donde no salga otra cosa que no sea la cara de la actriz, después todo se calma, pero ella ya es famosa y está en Hollywood, aunque haciendo solo papeles de española o latina, pero su sueño se ha cumplido.

“¡Y solo a costa de arruinar una vida!”, piensa.

Miguel Ángel Sánchez

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s